Tetuan Marruecos, Patrimonio de la Humanidad

Tetuan Marruecos, Patrimonio de la Humanidad

La primera vez que fui a Tetuán fue por casualidad. Mi destino era ir a Fez pero el ferry se retrasó. Ante la disyuntiva Tánger o Tetuán decidimos Tetuán, por cercanía. Al principio lo dudamos, la guía de viajes dedicaba 3 páginas a Tánger y poco menos de una a Tetuán. Con un afán de ser prácticos nos decantamos por Tetuán que está tan solo a 30 kms de Ceuta. Por cierto era y es patrimonio de la Humanidad por la Unesco. También antigua capital del Protectorado Español, ni más ni menos.

Compras en la Medina de Tetuan

Qué acierto fue parar en Tetuán y descubrir todo su encanto. Fue una visita breve para luego a la vuelta de nuestra ruta parar otra vez por más días. Ya nunca más sería una ciudad de paso para mí, ni un destino más en mi lista de viajes. Se convertiría en el lugar que escogería para vivir. Lugar donde comenzaría una de las aventuras más trepidantes y maravillosas de mi vida, hacer un hotel: Blanco Riad.

Hay muchas cosas que ver y vivir en el norte de Marruecos. Especialmente en Tetuán. Si tengo que dividirlo en zonas sería así:

 

1. La Medina de Tetuán

 

La Medina de Tetuán es una maravilla. Además posee un importante patrimonio histórico, artístico y cultural. Está llena de calles sinuosas, pequeños artesanos, niños jugando al balón, señores jugando al parchís y tomando té. Hasta aquí todos estos atributos pueden decirse de las otras medinas de Marruecos. Lo que realmente diferencia a Tetuán es su autenticidad. El realismo con el que se expone deja ver una forma de vida. Sin maquillajes. Sin pretensión para agradar a los turistas pero no por ello menos amable y hospitalaria.

 

Medina de Tetuán-Norte de Marruecos

 

Es una medina muy vivida, el artesano que hace babuchas las hace para los tetuaníes. El restaurador de muebles, lo mismo. En las teterías de la medina verás a los tetuaníes conversando y tomando té a la menta mientras juegan al dominó. Los niños del barrio salen a jugar a las puertas de sus casas. El carnicero prepara el kefta para los vecinos. El costurero hace mtarbas y cojines bajo el encargo de sus clientes. Claro que también hay extranjeros que compran. También hay bazares donde adquirir recuerdos y marroquinería que no suelen comprar los locales pero, en general, la medina de Tetuán es para los tetuaníes.

Si tú como extranjero o extranjera te animas a formar parte del entramado serás recibido con mucha amabilidad y alegría, no debemos olvidar que los tetuaníes están acostumbrados a convivir con diversas culturas por su historia. Tan solo 30 años atrás vivía un gran número de españoles, otro tanto de hebreos, unos cuantos indios de la India y otro tanto marroquíes. No es extraño a los ojos del tetuaní la diversidad, aunque veamos pocos turistas en la medina.

 

2. El Ensanche Español

 

Instituto Cervantes de TetuánEl Ensanche Español es un barrio construido durante la época del Protectorado Español. Se trata de una arquitectura sobria pero muy bonita. Con un trazado urbanístico más ordenado que la Medina pero no por ello con menos encanto. Lleno de comercios, cafeterías y restaurantes. Nada tiene que envidiar al bullicio de la Medina.

Para dar un paseo por el ensanche uno puede empezar por la Plaza de Hassan II donde se encuentra el Palacio Real. lugar que en su día fue la sede del Alto Comisariado Español. De ahí se puede hacer un paseo por la Luneta, zona donde comprar telas, cojines, costureros y tapiceros.

La Calle Mohamed V, que nace en el Feddan, característico por su edificio del Fénix, es una de las calles principales del Ensanche. Esta calle va a parar a la Plaza de Muhlay Mehdi, plaza donde se encuentra la Iglesia Católica y el Consulado Español. Todas las calles alrededor de este eje conforman el Ensanche y son el nexo de unión entre la medina y la parte nueva. Muchos de los comercios han guardado su esencia y conservan sus azulejos y su imagen del momento, también las cafeterías y las porterías de los edificios. Tetuán es para pasearla e ir descubriendo todo un sinfín de detalles.

 

3. La parte Nueva de Tetuan

 

La parte nueva de Tetuán va creciendo sin parar. No tiene el sabor que tienen la medina y el ensanche pero sí que resulta un buen contraste con el resto de la ciudad. En ella encontramos las tiendas modernas, las grandes cafeterías, los edificios con pisos modernos…etc.

Hay un barrio que es «la parte nueva de la parte nueva», se trata del distrito de la Wilaya, barrio administrativo de la ciudad donde se encuentran los juzgados, la Wilaya y varios edificios administrativos. Este barrio se caracteriza también por restaurantes modernos, edificios y casas muy actuales.

Desde el ensanche uno llega hasta ahí atravesando la zona de Safir, una amplia avenida muy ajetreada, llena de cafés, semáforos, restaurantes llenos a partir de las 12 (hora en la que los empleados de bancos, despachos y oficinas salen a comer), taxis arriba y abajo y niños saliendo de sus colegios.

Tetuán, como todo Marruecos, es una ciudad de contrastes. Magnífica en muchos aspectos, limpia, tranquila y agradable. Pero de todas formas, lo mejor de todo lo conforman sus gentes: Amables, tranquilas, hospitalarias, anfitrionas y amigables. Lo mejor de Tetuán.

 

4. Las playas en Tetuán

 

Playa de Kabila – Tetuán

Tetuán está rodeado de montañas y muy cerca del Mar Mediterráneo. Combinar tu estancia en Tetuán con pasar la tarde en cualquiera de las playas mediterráneas cercanas es un lujo. Cabo Negro y Kabila son mis favoritas. Aguas turquesas y cristalinas.

En el caso de Kabila una singular arquitectura que decora el paisaje.

Desde Ceuta hasta Oued Laou y más allá, cada playa tiene una personalidad distinta y a cual más bella.

 

Si en vez de playa me apetece tomar un helado mientras paseo pues tanto Martil como Mdiq son dos pueblos muy recomendables con un buen paseo marítimo. También ofrecen múltiples posibilidades para tomar un tentempié, comer, cenar, merendar o desayunar. En Mdiq quiero destacar el puerto pesquero donde se pueden ir a tomar unas sardinas fresquísimas. Una hogaza de pan, un té a la menta y una sopa baisara son el complemento perfecto para acompañarlas.

 

5. Las montañas de Tetuán

 

Y montaña verde y valles maravillosos donde hacer una caminata y respirar aire fresco. Cerca de Tetuán hay varias opciones. Frente a Tetuán se extiende la Sierra de Beni Hosmar. Yendo hacia Chefchaouen se puede visitar. La zona que me encanta y está muy cerca de Tetuán es la zona de Torreta, lugar donde uno puede ver las impresionantes dimensiones que está tomando la ciudad de Tetuán. Es un lugar rodeado de fuentes, la calidad del agua es óptima, siendo muy recomendable tomar un té a la menta.

 

Tetuan Marruecos

 

En Zarka también nos podemos dar un baño en su cascada y caminar por los alrededores es muy agradable. Hay lugares desde donde claramente se ve la Península en un día soleado.

Por otro lado tenemos la montaña del Dersa que queda detrás de la ciudad. Desde la alcazaba se puede caminar en esa dirección. Las vistas a Martil y al Mediterráneo son espectaculares.

Y qué decir de sus gentes. Una vez yendo por estos parajes vimos a una señora haciendo pan en su horno de leña y acabamos comiendo huevos fritos con aceite de oliva de Ouazzane y su pan recién hecho. Podría escribir muchos artículos sobre las maravillas que podemos visitar en Marruecos pero sobre todo de la hospitalidad de sus gentes.